Palabra Meditada, Diciembre 27 de 2017

Audio 

Eco

“Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.” Juan 1, 1-18

Meditación

Él, el Unigénito del Padre, toma en la Virgencita de Nazareth, su Cuerpo y su Sangre, es decir, se hace Hombre por la intervención Omnipotente del Espíritu Divino. Y nuestro Salvador, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, nace como un niño necesitado de los cuidados de su madre y también de su papá nutricio, el hombre prudente y silencioso que los amparará a los dos. En esa cueva hay frio y es refugio de animales mansos. Pero el fuego del amor divino y humano de María, de José y la calidez de los pastores, abrigan al muchachito frágil que también es Dios y vino para que tuviéramos vida y vida verdadera. Nuestro actos de fe, de amor, de reparación por el rechazo cruel que sigue recibiendo, deben ser humildes pero ardientes.

Oración

Espíritu Divino, Madre del alma, padre San José, ayúdanos a vivir intensa y conscientemente este Misterio del Nacimiento como Hombre de Nuestro Salvador. (A.E.C.)

Palabra Meditada, Diciembre 25 de 2017

Audio 

Eco

“Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.” Juan 1, 1-18

Meditación

Él, el Unigénito del Padre, toma en la Virgencita de Nazareth, su Cuerpo y su Sangre, es decir, se hace hombre por la intervención Omnipotente del Espíritu Divino. Y nuestro Salvador, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, nace como un niño necesitado de los cuidados de su madre y también de su papá nutricio, el hombre prudente y silencioso que los amparará a los dos. En esa cueva hay frio y es refugio de animales …. Pero el fuego del amor divino y humano de María, de José y la calidez de los pastores, abriga al muchachito frágil que también es Dios y vino para que tuviéramos vida y vida verdadera. Nuestro actos de fe, de amor, de reparación por el rechazo cruel que sigue recibiendo, deben ser humildes pero ardientes.

Oración

Espíritu Divino, Madre del alma, padre San José, ayúdanos a vivir intensa y conscientemente este Misterio del Nacimiento como Hombre de Nuestro Salvador. (A.E.C.) 

Palabra Meditada, Diciembre 24 de 2017

Audio 

“María contestó: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu Palabra.” Lucas 1, 26-38

Meditación

Pensar en mi Madre querida, es pensar en Aquella que siempre agradó a su Dios y a mi Dios, al Altísimo que la eligió para ser la Madre de su Muy Amado. Siempre dijo Sí a sus designios. Dios la asoció de la manera más íntima, estrecha y definitiva a los Misterios de la Encarnación, Nacimiento como Hombre del Verbo Eterno y por tanto, a nuestra Feliz Redención. Sin su Sí incondicional no tendríamos al Salvador.

Ella prolongó su sí a lo largo de su Vida oculta, pobre, humilde, laboriosa, austera, silenciosa, orante, plena de adoración y de paz en el fortísimo dolor de la Pasión del Hijo Amado hasta las luces de la Resurrección. Y ese sí, de la Madre y Reina de la Iglesia y nuestra, abarca nuestra Historia y nos sostiene a nosotros en la aceptación alegre del Querer del Padre.

Oración

Madre, enséñanos a decir con toda el alma, sí al Dios del Amor. (A.E.C.)